Peterhansel lucha contra el mareo del coche para conseguir su primera victoria en una Copa Mundial de Rally Cross-Country de la FIA | Federation Internationale de l'Automobile

Peterhansel lucha contra el mareo del coche para conseguir su primera victoria en una Copa Mundial de Rally Cross-Country de la FIA

  • gb
  • fr
11.04.19

Andrea Peterhansel fue una de las pocas copilotos, pilotos y corredoras del Abu Dhabi Desert Challenge de la semana pasada, pero la expiloto y excorredora de fábrica está luchando para superar el mareo para seguir su sueño de competir al más alto nivel como copiloto.

El nombre Peterhansel es sinónimo de rally de cross country, `Sr. Dakar’ con trece victorias tanto en motos como en coches durante una ilustre carrera que ahora ve al francés en busca de nuevos retos. Y, para Stéphane Peterhansel, competir con su esposa Andrea supuso ese nuevo y emocionante encuentro, los dos juntos en el MINI John Cooper Works Rally en el Abu Dhabi Desert Challenge, la segunda ronda de la Copa Mundial de Rally Cross-Country de la FIA.

La Sra. Peterhansel, la alemana Andrea Mayer, es una antigua piloto de cross de fábrica cuyo éxito en motos y coches le permite sentarse en el importantísimo asiento de copiloto de una de las disciplinas automovilísticas más duras. Pero, hasta el día antes del comienzo del Abu Dhabi Desert Challenge, su participación ni siquiera era segura.

"Tuvimos que retrasar nuestra primera carrera juntos porque estaba demasiado enferma en el coche", dijo Andrea sobre el mareo en el coche como copiloto. "Soy muy sensible y cuando conduzco yo misma está bien, pero cuando soy copiloto y miro el libro de ruta, me mareo. He estado recibiendo tratamiento médico durante ocho meses para tratar de superar esto, así que ha sido un gran esfuerzo, y está funcionando.

No puedo decir que haya desaparecido porque los primeros días me sentía mal de vez en cuando, pero no como antes, que era incapaz de trabajar en el coche. Puedo sentir que el cuerpo se está adaptando a lo que pido y el entrenamiento del oído interno está funcionando. Se trata de entrenar el cerebro para que entienda que leer y moverse no es nada de lo que preocuparse".

¿Y cómo empezó ella en el cross country? "Fue mi amor por el desierto lo que me hizo empezar a competir a principios de los años 90, porque antes de correr estaba viajando y pasé seis meses cruzando el Sáhara en moto", recuerda. "Me apasionaba el desierto, y luego la velocidad, así que uní ambos, entrené duro e hice mi primer Dakar en 1996 como equipo privado".

Sin embargo, no fue fácil. Como si no fuera suficiente competir en una de las pruebas más duras del mundo, Andrea decidió hacerlo en solitario en la brutal categoría Malle Moto, donde solo está el piloto, la moto y nada de asistencia externa. No solo estaba conduciendo la moto y navegando ella sola, sino que también era su propia mecánica, perdiendo con frecuencia horas preciosas de sueño mientras trabajaba durante las noches para reparar y preparar su maquinaria, día tras día agotador.

"Hay orgullo y una gran satisfacción por lo que logré en los primeros días como aficionada, pero no era diferente para una mujer que para un hombre", añade. "Es difícil para todos y hay que ser decidido. El único problema que tuve cuando me convertí en piloto profesional es que las motos de entonces estaban hechas para pilotos más grandes, y también eran mucho más pesadas, y como soy más pequeña, no podía alcanzar el suelo con los dos pies. Eso fue una desventaja, pero por lo demás, todos somos competidores y si te gusta este tipo de desafío, tienes que estar preparado. No tiene nada que ver con ser hombre o mujer".

Dos años más tarde, el éxito de Andrea en este deporte fue reconocido y consiguió un asiento de fábrica con BMW y luego con KTM. Luego cambió de coche y condujo para el equipo oficial de Mitsubishi Motors, donde sus esfuerzos se vieron recompensados acabando entre los cinco primeros en el Dakar de 2004. También ha competido en la categoría de camiones, realizado el Desert Challenge en quad y ha competido en el Dakar de este año en un vehículo T3, su primera prueba como navegante y en una tripulación femenina con Annett Fischer, dúo que terminó 14.º en la categoría.

"Es un gran desafío como navegante", dijo, "y no lo he afrontado con facilidad". "En la moto tienes el visual en tu cabeza y puedes actuar, pero la dificultad ahora para mí es asegurar que puedo traducir mi interpretación al piloto. Tengo que decirle lo que tiene que hacer, con Stéphane también tengo que hacerlo en francés, y al mismo tiempo va muy rápido. Así que tienes que ser rápido, no puedes ir un poco más despacio para ver los alrededores porque el conductor va al 100 %. Este es el gran desafío".

¿Y qué hay del nuevo reto que supone competir junto a su marido, y conseguir una victoria histórica como el primer equipo de marido y mujer en ganar un rally de la Copa Mundial de la FIA? "Es mi primera victoria de la FIA y hacerlo con Stéphane es muy especial. Ya está hecho, siempre será la primera victoria y tal vez pueda ser superada por otra. Es diferente, no puedes decir que es como estar con otro piloto. La comunicación es la misma, pero es lo opuesto a nuestra vida normal en casa. Aquí necesito la ayuda de Stéphane, tiene mucha más experiencia y necesita la pasión de enseñarme, lo que también es difícil para él, ya que está acostumbrado a un nivel más superior de copilotos y yo aún no lo tengo".

¿Y el último sueño, Andrea...? "¡Competir juntos en el Dakar!"

Fotos: RallyZone