La NZAA lucha contra la conducción bajo los efectos de las drogas | Federation Internationale de l'Automobile

La NZAA lucha contra la conducción bajo los efectos de las drogas

  • gb
  • fr
15.01.20

La larga campaña de la Asociación de Automóviles de Nueva Zelanda (NZAA) para apartar de las carreteras a los conductores drogados ha dado lugar a la implantación de dispositivos de análisis basados en la saliva para uso de la policía. 

A finales de 2019, el Gobierno de Nueva Zelanda anunció que daría a la policía la posibilidad de utilizar dispositivos de prueba basados en la saliva para detectar conductores drogados, así como otros cambios para centrarse en las personas perjudicadas por sustancias o medicamentos ilegales.

La NZAA ha sido la voz cantante que ha pedido que se introduzcan pruebas basadas en la saliva durante muchos años, por lo que es un hito en la defensa de la asociación.

En 2018, el 25 % de las muertes en carretera de Nueva Zelanda se debieron a un conductor con drogas en su sistema.

"La conducción bajo los efectos de las drogas ha sido un asesino oculto en nuestras carreteras durante muchos años y la introducción de dispositivos de prueba en carretera no solo será bienvenida por la gran mayoría de los conductores, sino también por muchas de las familias que han perdido a sus seres queridos a causa de un conductor bajo los efectos de las drogas", dice el portavoz de la NZAA, Dylan Thomsen.

"Nuestro país no ha hecho lo suficiente para evitar que las personas afectadas por las drogas se pongan al volante y pongan sus vidas en peligro. Saber que se les podrá hacer pruebas y ser detenidos va a enviar un mensaje mucho más fuerte de no conducir si se está perjudicado por las drogas.

Las encuestas realizadas a los miembros de la NZAA a lo largo de varios años mostraron que el 95 % apoyaba la introducción de pruebas en carretera basadas en la saliva para la conducción bajo los efectos de las drogas.

Se espera que estos dispositivos de prueba sean utilizados por la Policía en 2021 y que los oficiales puedan exigir a un conductor que se someta a una prueba en cualquier lugar y en cualquier momento.

Se prevé que estos se utilicen para detectar una serie de drogas tanto recreativas como medicinales: THC (el ingrediente psicoactivo del cannabis), metanfetamina, benzodiacepinas, MDMA (éxtasis), opiáceos (por ejemplo, morfina) y cocaína.

Una prueba de saliva inicial positiva tendría que ser confirmada por una segunda prueba de saliva, y un conductor que todavía lo discutiera tendría derecho a solicitar un análisis de sangre. El conductor tendría que pagar por esto si el resultado del análisis de sangre fuera positivo.

Los umbrales para las diferentes sustancias se establecerán de manera similar a los del alcohol y un conductor detectado a un nivel inferior se enfrentará a una prohibición de conducir a corto plazo y a una multa, mientras que los detectados a niveles más altos se enfrentarán a una acusación penal.

También se trabajará para mejorar las advertencias y la información que se da a las personas que toman ciertos medicamentos sobre su posible impacto en la conducción.