F1 - Los próximos pasos: Cómo la FIA y la F1 romperán las reglas | Federation Internationale de l'Automobile
This page contains archived information and may not display perfectly

F1 - Los próximos pasos: Cómo la FIA y la F1 romperán las reglas

  • gb
  • fr
22.08.19

Las pruebas en el túnel de viento de los modelos de automóviles para 2021 han demostrado ser alentadoras hasta ahora, y los resultados sugieren que la próxima generación de coches de F1 debería ser capaz de seguirse más de cerca. Ahora la atención se centra en perfeccionar las normas, y más concretamente en romperlas...

Una gran parte del enfoque de la FIA y de la Fórmula 1 hasta ahora ha sido tratar de reducir los efectos que la estela generada por un coche líder tiene sobre la capacidad de seguimiento de un coche perseguidor, con el fin de proporcionar una carrera más cercana y mejores oportunidades de adelantamiento. Esto, por supuesto, va en contra de los objetivos de un equipo de Fórmula 1, donde el único deseo es vencer a sus rivales. Y si parte de la victoria se obtiene interrumpiendo la estabilidad de un competidor, entonces ese es un objetivo que hay que perseguir.

Es por eso que el director técnico de la FIA, Nikolas Tombazis, el director técnico de Fórmula 1, Pat Symonds, y sus respectivos equipos han empezado a intentar romper sus propias reglas.

"Estamos intentando ver dónde son sólidas las normas que hemos escrito y dónde pueden ser un poco más frágiles", dice Symonds. “Estoy seguro de que, en última instancia, las características de la estela de un coche 2021 completamente desarrollado no van a ser tan buenas como las que tenemos en marcha en este momento, pero creo que seguirán siendo muy buenas, y serán mucho mejores que las de un coche 2019 o 2020. Estoy absolutamente seguro de eso.

Hay ciertas áreas en las que ya sabemos dónde se puede añadir rendimiento, pero al hacerlo se daña la estela, por lo que hemos sido bastante prescriptivos en esas áreas, porque hemos estado tratando de romper las reglas. Hay otras áreas en las que creemos que el diseño es robusto, por lo que hemos sido menos prescriptivos en esas.

“Estamos tratando de buscar los vacíos legales, buscar las consecuencias no deseadas. En realidad, eso es algo difícil de hacer cuando se han escrito las reglas. Esa fue mi experiencia cuando trabajábamos en los coches de 2009. Debido a que yo había estado involucrado en la redacción de las reglas, me resultó difícil pensar en los vacíos legales, ya que sabía lo que se pretendía. Esa fue una lección aprendida, y aprendimos de ella.

"Estamos intentando olvidar cuál era la intención y mirando lo que hemos escrito para ver si podemos ponernos en la piel de nuestro equipo".

Tombazis añade: “Intentamos encontrar cosas que hacen que el coche vaya más rápido. Si un equipo hace su coche más rápido pero la estela no empeora, no hay ningún problema. Pero si un equipo hace el coche más rápido y también daña la estela, entonces solo lo hará si la regla lo permite. No podemos pedirles que sean benévolos. Pero queremos saberlo para ver si hay alguna debilidad fundamental en las normas, alguna laguna.

El proceso también tiene como objetivo identificar áreas en las que la FIA y la Fórmula 1 ven margen para que los equipos ganen en rendimiento, "patios de recreo" en los que el pensamiento innovador de los equipos puede proporcionar una ventaja competitiva sin que ello afecte a los objetivos fijados por el organismo rector y el promotor de la Fórmula 1 para mejorar las carreras.

"Queremos salvaguardar el rendimiento de la estela, pero no queremos que todos los coches tengan el mismo aspecto o sean exactamente iguales", afirma Tombazis. "Hay algunas áreas del coche donde el rendimiento se puede encontrar y no empeorar los parámetros clave del siguiente coche, y queremos animar a que esas áreas sean un poco más libres".

 

 

Aunque la iteración actual, tal y como se ve en el vídeo del túnel de viento, se acerca mucho a lo que podemos esperar de los coches del 2021, todavía habrá cambios, sobre todo en el alerón delantero.

"Ahora mismo estamos trabajando en el alerón delantero para mejorar algunas de sus características y también para que parezca un poco menos cuadrado", dice Tombazis.

Como parte de sus intentos de romper las reglas, habrá dos sesiones más en el túnel de viento. La primera tendrá lugar en octubre, con una nueva prueba prevista para diciembre tras la publicación del reglamento, según Tombazis, en la que se prevén ajustes en función de la gobernanza del deporte.

"Como con cualquier conjunto de regulaciones, es un proceso en constante evolución", dice Tombazis. “En octubre publicaremos un conjunto completo de normas técnicas y deportivas que entrarán en vigor en 2021 y que no serán modificadas en lo fundamental. Si encontramos un área en la que creemos que son necesarias algunas actualizaciones para mantener nuestros objetivos para una mejor raceability, entonces esto es algo que podremos hacer trabajando con los equipos dentro de ciertas limitaciones de tiempo”.

Por último, Symonds añade que, más allá de las pruebas destinadas a la redacción de los reglamentos de 2021, se seguirá trabajando para controlar la explotación del conjunto de normas.

“No es nuestra intención detenernos en ese punto [diciembre]. Seguiremos investigando, seguiremos desarrollando, seguiremos intentando y explotando el reglamento, de la misma manera que los equipos lo harán y, de vez en cuando, el año que viene, volveremos al túnel de viento para comprobar los resultados”.

Leer más - PRIMER VISTAZO: El coche de 2021 de la Fórmula 1 en el túnel de viento