Carrera hacia un futuro sostenible | Federation Internationale de l'Automobile

Carrera hacia un futuro sostenible

  • gb
  • fr
23.07.19

El deporte del motor y la sostenibilidad han estado entrelazados durante mucho tiempo, y las innovaciones en los campeonatos de la FIA siguen impulsando nuestro futuro tecnológico dentro y fuera de la carretera.

Competición intensa, normas rigurosas de juego limpio, trabajo en equipo, entretenimiento, beneficios... Para un deporte "grande", todos estos son elementos clave en la batalla por los corazones y las mentes en un estadio lleno de gente. Pero para que cualquier deporte sobreviva, hay otro imperativo más: que funcione dentro de un marco de normas establecidas por la sociedad. Como microcosmos del mundo en general, el deporte no puede quedar al margen de las agendas sociales prevalecientes y debe desempeñar un papel no solo en la adecuación del progreso, sino también en su definición. Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el planeta hoy en día es el de la sostenibilidad. Si bien el medio ambiente es una preocupación primordial para muchos, la sostenibilidad no solo se refiere al mundo en el que vivimos, sino también a la sostenibilidad de las oportunidades, el esfuerzo y el progreso. Es un tema que la FIA a nivel mundial, y de manera más específica a través de su Comisión de Medio Ambiente y Sustentabilidad, se ha comprometido a abordar como lo atestigua el presidente de la Comisión y ex presidente de México, Felipe Calderón. "La FIA, como actor internacional, tiene la oportunidad y el deber de participar directamente en el debate mundial sobre la sostenibilidad, junto con sus organizaciones miembros, socios y otras partes interesadas externas", afirma. "La contribución de la Federación a la sostenibilidad del automóvil ya ha tenido un impacto positivo, y una parte significativa de la tecnología y la innovación observadas en la industria del automóvil tiene su origen en el deporte del motor". Desde sus primeras manifestaciones, el deporte del motor ha sido un factor clave del progreso tecnológico, pionero en el desarrollo de frenos de disco, cajas de cambios semiautomáticas y sistemas de suspensión activa, entre otras tecnologías; pero en la última década la FIA, a través de las normas que regulan los campeonatos, se ha centrado específicamente en el aumento de la importancia de las carreteras a través de la innovación en las carreras y de la transferencia de tecnología resultante. Y la mayor parte de la innovación se ha centrado en la eficiencia y la sostenibilidad. "Por poner un ejemplo, en la Fórmula Uno, la visión de la FIA de la innovación en el deporte del motor que impulsa una tecnología sostenible y relevante para las carreteras se remonta exactamente a hace una década, con la introducción en 2009 de los primeros sistemas híbridos y de recuperación de energía en este deporte", explica Calderón. "Convertir las baterías de iones de litio de un puro dispositivo de almacenamiento de energía en un dispositivo de suministro de energía fue un gran avance tecnológico que rápidamente comenzó a producir recompensas en las pistas de carreras y cuyos resultados se ven hoy en día en los vehículos eléctricos de alto rendimiento". El ejemplo se repite en los principales campeonatos de la FIA, con el resultado de que el vicepresidente de la FIA para el Deporte, Graham Stoker, cree que la ingeniería deportiva está cada vez más a la vanguardia del impulso hacia la sostenibilidad. "Tenemos una historia muy exitosa que contar, porque en el fondo el deporte del motor se basa en la eficiencia", afirma. "Incluso el estilo de conducción de un piloto de alto nivel, ya sea en rallies, Fórmula Uno o, en particular, en carreras de resistencia, se trata de eficiencia. Se trata de líneas correctas, de frenar correctamente y de cuidar los coches. "Cuando te subes a los coches, los chasis ligeros se basan en la eficiencia. La aerodinámica tiene que ver con la eficiencia y luego, cuando se llega al motor, todo el espíritu detrás del desarrollo de los motores de competición es que están pensados para ser eficientes. De eso trata todo esto. Para mí, es una parte integral del deporte de la que tenemos que hablar a la gente. El punto central es que cualquier deporte moderno tiene que operar dentro de los temas prevalecientes en la sociedad y, en este momento, uno de los temas principales es la sostenibilidad. Tenemos que hacer frente a esta situación y me parece que si lo hacemos y demostramos que estamos contribuyendo, entonces protegeremos nuestro deporte".

El campeonato totalmente eléctrico de Fórmula E de la FIA ha sido un referente en el impulso de la innovación desde su presentación en 2014. La Fórmula E, la primera serie internacional de carreras monoplaza eléctrica del mundo, ha sido un campo de pruebas para la evolución de la tecnología de las baterías. En sus primeros años, cada E-Prix tenía un intercambio de coches. Pero en la 5.ª temporada del campeonato, la Fórmula E pudo contar con un coche eléctrico capaz de completar una distancia de carrera completa, y con un aumento de potencia de 50kW a 250kW. Los automóviles se alimentan ahora con baterías de segunda generación con casi el doble de capacidad de almacenamiento que el modelo anterior, un desarrollo tecnológico que se está abriendo camino en la carretera. Durante la temporada 2017/18, la Fórmula E obtuvo la certificación ISO 20121 para la organización de eventos sostenibles, convirtiéndose en la primera serie de carreras del mundo en hacerlo. La serie se ha asociado con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente con el fin de mejorar la calidad del aire y está trabajando para que se convierta en un evento que no sea de usar y tirar. Para los ocho principales fabricantes de automóviles que participan en el campeonato, el potencial de la serie para actuar como un laboratorio de tecnología es el centro del atractivo de la Fórmula E. "Como equipo, tenemos una filosofía: competir para innovar", afirma James Barclay, director del equipo Jaguar Racing. "Eso significa una serie de cosas, pero la clave es la transferencia de tecnología de la pista de carreras a la carretera y luego de vuelta a las carreras. "Estamos en una fase muy temprana del desarrollo de esta tecnología y, aunque el hardware puede no ser exactamente el mismo que el que se utiliza en la carretera, estamos trabajando con componentes, así que, por ejemplo, intentamos ir lo más rápido posible durante el mayor tiempo posible con la batería. Es muy importante aprender a aplicarlo a un coche de carretera". La Fórmula E se inició el mismo año en que la F1 se trasladó a sus actuales centrales eléctricas, con unidades de potencia turboalimentadas V6 de 1,6 litros muy avanzadas que sustituyen a los motores V8 de aspiración natural de 2,4 litros utilizados desde 2006. Las actuales unidades de potencia híbridas de F1 producidas por Mercedes, Ferrari, Renault y Honda son una maravilla de la ingeniería moderna. En 2019, los coches de F1 están produciendo más potencia y corriendo a mayor velocidad en la misma distancia que a finales de 2013, a pesar de utilizar la mitad del combustible.

LABORATORIO DE F1
Andy Cowell, director general de Mercedes AMG High Performance Powertrains, es uno de los responsables del salto de la F1 a la tecnología híbrida. Para Cowell, la búsqueda incesante de más (más potencia, más velocidad, más eficiencia) ha sido el mayor impulsor del avance del deporte del motor. "Las regulaciones de la Fórmula Uno con respecto al control del flujo de combustible, en lugar de las RPM y el control de la capacidad del motor, lo enfocan completamente", dice. "Tienes una cantidad determinada de energía de hidrocarburos y, si puedes convertir una mayor cantidad de esa energía en propulsión útil, ganarás carreras. Ya sea una máquina eléctrica o un motor, o un caballo, todo se trata de propulsión. "Lo importante es impulsar a la persona y a sus pertenencias en su viaje", continúa Cowell. "Yo creo que esa mentalidad es clave, y es ahí donde los ingenieros, los artesanos, los técnicos de la Fórmula Uno destacan por tener una mentalidad de, ‘Sí, eso se puede hacer. Lo que corrimos el fin de semana pasado no es suficiente para el próximo’. Tener las regulaciones establecidas, donde hay una cantidad limitada de hidrocarburos por unidad de tiempo y convertir eso en propulsión útil, significaba que lo perseguíamos todo. Es este tipo de enfoque obsesivo y compulsivo de: ‘Bueno, lo hicimos, pero lo hicimos ayer, así que eso ya es pasado. ¿Qué podemos hacer mañana?’". Para Masashi Yamamoto, director general de Honda F1, cuyo regreso en 2015 a la Fórmula Uno como proveedor de motores fue, en parte, una respuesta al desafío presentado por las nuevas unidades de potencia, el deporte del motor es un laboratorio esencial no solo para el desarrollo de la tecnología, sino también para ayudar a desarrollar al personal. "Es un laboratorio útil en el sentido de que podemos plantearnos utilizar algunas de las tecnologías para transferirlas a la producción en masa", afirma, "pero también es valioso en términos de desarrollo de nuestros ingenieros". Además, para Honda, la Fórmula Uno se está convirtiendo en el lugar donde se reúnen las tecnologías de vanguardia que ha desarrollado en otros campos además de la industria del motor. Por ejemplo, la última actualización de la unidad de potencia que trajimos al Gran Premio de Francia se produjo gracias a la colaboración con ingenieros de la división de aviones Honda Jet. "Un efecto secundario útil de este cruce entre varias divisiones de Honda es la interacción y la comunicación entre ingenieros de diferentes disciplinas, lo que conduce a un pensamiento fresco y a nuevas tecnologías", concluye Yamamoto. "Por lo tanto, creemos que la F1 es un laboratorio muy valioso para nosotros donde podemos aplicar metodologías de ensayo y error a tecnologías de muy alto nivel".

LOGROS SIN PRECEDENTES
Esa tecnología de alto nivel ha dado lugar a logros sin precedentes. Hace dos años, con solo cuatro temporadas de la era híbrida de la Fórmula 1, Mercedes, emitió una declaración de que en una prueba dinamométrica en su fábrica High Performance Powertrains en Brixworth, Reino Unido, su unidad de potencia M08 EQ Power+ F1 había registrado un nivel de eficiencia térmica superior al 50 %. Por primera vez un motor de carreras había producido más energía útil que energía de desecho. "Los motores de aspiración natural [V8 que precedieron a la generación actual] comenzaron con un 29 % de eficiencia térmica", dijo Cowell. "Un 50 % se traduce en poder ir más lejos con el mismo tanque de combustible. Así que ha habido un aumento del 20 % en solo unos años". Estos increíbles logros, aunque dirigidas al coche de Fórmula Uno, también tienen ramificaciones para los de carretera. "Coge la energía que hay en la masa y la velocidad del coche y ponla en un dispositivo de almacenamiento", dice Cowell. "Ya sea la batería de iones de litio o un ultra condensador o un volante de inercia, guárdala y luego suéltala. Ese conocimiento transferido al mundo de los coches de carretera significa que puedes tener un sistema ligero que toma esa energía de la masa y la velocidad del coche, la almacena y luego la utiliza para propulsarte. Y eso significa que no usas la energía de tu combustible o de tu batería para impulsarte de nuevo".

La Fórmula Uno no es la única manera de mejorar nuestras capacidades híbridas y de batería. El Campeonato Mundial de Resistencia y su evento más importante, las 24 Horas de Le Mans, fue uno de los primeros líderes en tecnología de motores híbridos. El TS040 LMP1 diseñado por Toyota para la carrera de Le Mans en 2014 influyó directamente en el desarrollo del Toyota Prius 2016, el coche híbrido más vendido del mundo. Los trabajos realizados por Porsche, Audi, Toyota y Peugeot sobre los motores híbridos y los sistemas de recuperación de energía utilizados en Le Mans ya han llegado a los actuales vehículos de carretera, al igual que los limpiaparabrisas y los cinturones de seguridad, que han pasado del Circuit de la Sarthe al uso común en los últimos años. Y según Graham Stoker, incluso los eventos como los rallies de cross-country juegan un papel importante. "Los eventos de los rallies se llevan a cabo a menudo en un país sensible; están siendo patrocinados por los departamentos de turismo de los gobiernos central y local. Son capaces de hacerlo porque se gestionan de una manera sensata y sostenible, y tienen enormes efectos positivos. Siempre que hay un desastre en el mundo, las primeras personas que acuden van en vehículos con tracción a cuatro ruedas. Hay todo este desarrollo que proviene del deporte del motor que tiene un mensaje positivo al respecto". Al ayudar a impulsar las tecnologías que potencian nuestro transporte, tanto privado como público, el automovilismo ha demostrado que desempeña un papel importante en el desarrollo de nuestra movilidad futura. Cualesquiera que sean los desafíos que se presenten, la humanidad tendrá que mantener medios fiables y eficientes de transporte tanto de mercancías como de personas. Como impulsor de una tecnología eficiente diseñada en torno a los más altos estándares de seguridad, el automovilismo deportivo está bien situado para desempeñar un papel central en el desarrollo de un futuro sostenible. "El deporte del motor tiene una importante contribución que hacer en el diálogo que se está produciendo en estos momentos y creo que es muy emocionante", concluye Stoker. "Es un cambio social positivo y se trata de temas urgentes en la sociedad. El deporte tiene un papel fabuloso que desempeñar, pero nosotros tenemos un papel muy especial: no solo somos capaces de ofrecer un deporte que da poder y es muy importante para las personas, sino que también podemos ofrecer un cambio tecnológico y contribuir al proceso de sostenibilidad".

 

LEE LA EDICIÓN COMPLETA DEL N.º 27 DE AUTO AQUÍ